Vela 3: Sensibilización y Gestión del Hábitat

pie cita 3 sensibilizacion

El proyecto, así como su diseño expositivo, es una experiencia de aprendizaje en sí mismo. Su naturaleza reside en las inquietudes ciudadanas, culturales e intelectuales de ambas orillas del estrecho, aquellas que han alimentado todas las etapas de transformación del barrio de chabolas de Jnane Aztout hacia su permanencia en la medina historica de Larache.

La exposición es un acercamiento sensible a la memoria histórica y al presente del barrio, a sus procesos y productos, a los espacios públicos y privados, de consenso y cuidado que se han ido creando en los últimos 9 años del proyecto. A través del mar de las Buenas Prácticas comunitarias en materia de gestión del hábitat emprendemos un viaje como cooperantes (personas, vecinas y gobernantes) para re-dibujar los términos Chabolistas y Okupas y transformarlos en el de Habitantes.

Este viaje nos impulsa a mejorar, agradecer y a reconocer los prejuicios y los estigmas que nos atrapan en nuestros contextos repletos de múltiples fronteras que cruzamos gracias a la investigación-acción, el trabajo en el terreno, la política del suelo, el ladrillo y las pinturas, la tierra y las macetas, las redes de agua y las redes de solidaridad.

texto arabe 1

triangulos

Todas las experiencias de construcción y aprendizaje, los proyectos y las actividades se fundamentan sobre principios vinculados al pensamiento complejo y a las teorías ecológicas en el ámbito de la regeneración urbana. El triángulo, una de las expresiones básicas de la complejidad, se compone de tres vértices:

la urbs, la formalización física de la ciudad; la civitas, la ciudad entendida, el entramado social y cultural y la polis (los mecanismos de decisión ciudadana). Sus extremos o vértices se pueden relacionar entre sí de múltiples formas, dando lugar a versiones distintas del mismo objeto: triángulo equilátero, isósceles, escaleno, acutángulo, obtusángulo, rectángulo… Una de estas tríadas conceptuales alude a la interrelación que se establece entre el arquitecto ( y, por extensión, cualquier profesional técnico), el príncipe (el conjunto de instancias vinculadas al poder político, económico y religioso) y el pueblo. La construcción de la ciudad ha estado marcada siempre por una variable relación entre estas tres fuerzas principales: El arquitecto habitualmente ha trabajado para el príncipe y para el mercader (para aquella parte de la sociedad que ha adquirido poder por su posición económica). El pueblo ha construido el resto de la ciudad por sí mismo. Cualquier actuación de regeneración urbana tendría que intervenir integralmente en los tres vértices para facilitar a los habitantes el pasaje de la condición de usuarios, de demandantes, de consumidores, a la de ciudadanos con derechos y corresponsables con su ciudad. En el proceso que hemos puesto en marcha en Larache el principal objetivo estratégico ha sido que el triángulo ‘pueblo-arquitecto-príncipe’ se convirtiera en un triángulo equilátero, posibilitando a los vecinos de Jnane Aztout negociar directamente con la administración el futuro de su barrio.”

De Manuel Jerez, Esteban. Participar para recuperar la Polis. En: Encina, J. Y Otros (coord). La Ciudad a escala Humana. Sevilla. Atrapasueños. Unilco, Acs. 2007.

texto arabe 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: